Bye bye, Cabello corto

18 · Mar · 2019

Jordi Pérez, director de La Barberia de Gràcia – única barberia de España con las 3 estrellas Michelín del sector de la peluquería – hace un repaso a las tendencias capilares para hombres que prometen dar mucho de qué hablar este año. Pérez, elegido mejor barbero en diversas ocasiones y prenominado a Peluquero Español del Año 2018, tiene claro que se acabó la dictadura de los cabellos cortos. Los hipsters y demás adoradores de este estilo van a  verse obligados a convivir y dejar paso a estilos con cabellos mucho más largos y además, se recupera la gran olvidada y muchas veces denostada, estos últimos años, raya al medio.

Tal y como se está demostrando en las últimas Fashion week, concretamente en Londres París y Milán, las medidas de cabello largas están imponiéndose con mucha fuerza, aunque los cortos todavía van estar ahí por mucho tiempo, ya que cuentan con un público muy fiel que se identifica totalmente con unas tendencias y unos estilos muy masculinos, muy Lumber  y muy retros, con el que una parte importante de hombres se sienten cómodos. Pero aquellos que tengan otras inquietudes y que les guste seguir las tendencias más de cerca, están de enhorabuena, ya que el cabello largo ha sido definitivamente el protagonista en las últimas pasarelas.

Para Jordi Pérez, ver a tantos modelos con medias melenas e incluso alguna melena larga desfilando en las pasarelas, es un auténtico placer, porque les permite ser más creativos a la hora de trabajar el cabello.

Finalmente destacar que la raya al medio, de la que tantos años hemos renegado - el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra, confiesa el director de La Barberia - , vuelve pisando fuerte. Son muchos los modelos de las grandes marcas de alta costura que han lucido la raya al medio en las pasarelas mencionadas previamente, con lo cual vemos que las tendencias de los 80 y los 90 se van a seguir en las cabezas masculinas esta temporada y si no que se lo digan a los seguidores de Stranger Things o Bohemian Rhapsody.